Es un error muy común pensar que planificar mi futuro , es no estar en el aquí y ahora. Lo que es igual a que en el aquí y ahora no podré planificar nada. Así se llega finalmente a la conclusión, que eso del aquí y ahora no es bueno porque me va a “quitar” algo, que es para mí muy valioso y que si me lo pierdo, no voy a obtener esa felicidad que necesito.

Así estamos todo el día… fabricando historias, así funciona nuestro ego, convenciéndonos de ideas falsas, a las que le creemos una y otra vez.

Si practicamos observar nuestros pensamientos, lo comprobaremos. El mundo sólo está en nuestra cabeza, porque en realidad lo que está ocurriendo, tal vez sea solamente, que estamos sentados frente a nuestro escritorio. 

El aquí y ahora, Es, no tiene pasado ni futuro. Es, es todo el tiempo, piense lo que piense. Lo que hace la gran diferencia, es saberlo mientras ocurre. Tomar consciencia de este Es, mientras pienso. 

El “Ser” no puede ocurrir en otro tiempo que no sea Ahora.  Y si lo que pienso me trae conflicto, es porque me fui de esa consciencia, y entonces, y he aquí la importancia del entrenamiento, vuelvo a practicar el perdón, que me conduce nuevamente a mi Ser, y allí podré hacer lo que quiera, planificar lo que quiera… y seré aún más creativo, porque la creatividad sucede cuando se está en paz.

Alejandra Bausano